Orfebrería: trabajo artístico realizado sobre utensilios o adornos de metales preciosos, o aleaciones de ellos.

Para describir el trabajo de IK—empresa fundada por Iker Ortiz— se tienen que tener en mente 3 aspectos: joyería clásica, diseño ultra-moderno y tecnología.

El primer aspecto nos dice del background de Iker, un joyero nato, hijo de de joyeros y experto en la materia desde muy joven, aprendiendo del oficio desde raíz.

El segundo, el diseño, habla por si mismo. Es un diseñador de joyas, bohemio por naturaleza, amante de la arquitectura y también imparte talleres en CENTRO (escuela de diseño-cine-televisión) y algunos en su estudio. No nos extraña que su trabajo ha sido expuesto en museos, congresos y demás exhibiciones importantes.

La tecnología pudiera parecer que hoy en día es algo obligatorio o nada sorprendente, pero lo interesante de IK, es el cómo balancea el trabajo artesanal de los antiguos joyeros, diseñado y hecho a mano, con la precisión que le ofrecen las máquinas, todo esto para lograr sorprendernos con piezas que enamoran a primera vista.

Sin duda es un orgullo conocer el trabajo de Iker, y más aun, ser portador de sus piezas.